Iluminación Comercial

 Ventajas principales

 

Ahorro energético más del 70%. Hay que señalar que el consumo de un tubo convencional, aparte del propio consumo, necesita de una reactancia cuyo consumo oscila entre un 10 a un 40% más del consumo nominal del tubo (en función de la calidad y la tecnología de la reactancia).

 

Ahorro en mantenimiento (sustitución de cebadores, reactancias, y tubos) El tubo LED no necesita reactancias ni cebadores. Un tubo convencional tiene una vida útil aproximada de 8.000 horas, frente a la vida útil aproximada del tubo LED de 50.000 horas.

 

Horas de vida: duran más de 50.000 horas, frente a las 10.000 horas de un buen tubo fluorescente.

 

Depreciación: Mientras que un tubo fluorescente perderá cerca de un 30% de su capacidad lumínica dentro de las primeras 3.000 horas de uso, un tubo LED solo verá reducida su capacidad en un 3% en las primeras 10.000 horas, porcentaje que se ve reducido notablemente en los aparatos de alta calidad, que pueden llegar a menos de un 2% en toda su vida útil.  

 

Resistencia: pueden aguantar mucho más los golpes  o vibraciones que los tubos fluorescentes. De hecho son desmontables y reparables, algo que para los tubos fluorescentes  es impensable.

 

Consumo: consumen bastante menos que los tubos fluorescentes. Un tubo fluorescente de 600mm-18W con reactancia y cebador  puede llegar a consumir el doble de su potencia nominal debido a la reactancia. Estamos hablando de un consumo de 36W frente a los  8 ó 12 W del consumo del tubo LED de 600mm.

 

Encendido: son de encendido instantáneo y no afecta a sus horas  de vida los ciclos de encendio / apagado. En comparación un tubo fluorescente tarda en arrancar y el número  de encendidos diarios afecta a su vida. Por ejemplo muchos fabricantes de tubos fluorescentes estiman la vida del tubo en 10.000 horas teniendo en cuenta únicamente dos encendidos diarios, pero su durabilidad se ve reducida importantemente con ciclos de encendido más frecuentes.

 

Medio ambiente: no necesitan de ningún gas para encenderse, los tubos fluorescentes están fabricados con vapor de mercurio y los compuestos de mercurio, son productos químicos altamente peligrosos para la salud humana y el medio ambiente.